martes, 11 de agosto de 2015

Sustituye las "chuches" por pipas de girasol y refuerza sus músculos.

 Sustituir "chuches" por pipas de girasol

Cuando tu hijo te pida golosinas para picar, ofrécele pipas de girasol. Además de evitar un aporte de azúcares innecesario, le ayudarás a mantener sanos y en forma sus músculos, reduciendo el riesgo de sufrir tirones y contracturas musculares. Las pipas de girasol son una muy rica fuente de potasio: 100 gramos proporcionan 850 miligramos de este mineral, cantidad similar a la de un plátano mediano o un plato de espinacas. Los niños necesitan a diario un aporte de potasio entre 3.800 miligramos/día (4-8 años) y 4.700 mg/día (14-18 años). Esta sal también contribuye al buen funcionamiento de su sistema cardiovascular y nervioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario