domingo, 13 de septiembre de 2015

QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER CUANDO TU HIJO EMPIEZA A HABLAR


La adquisición de lenguaje es un proceso apasionante, tanto para el niño como para los padres. Para que se lleve a cabo de la forma más adecuada, hay que tener en cuenta estos factores:

-Cuida la forma en la que de diriges a él. Cuando le hables, hazlo sin prisas, vocalizando bien y mirándole a los ojos. Utiliza un lenguaje sencillo, construyendo frases cortas y con pausas entre ellas. Acostúmbrate a acompañar tus palabras con gestos y expresiones faciales marcadas acordes con lo que estás diciendo.

-Canta con frecuencia. Las canciones infantiles son una forma excelente de introducirle en el lenguaje de una forma lúdica y divertida. Además, le ayudarán a perfeccionar la pronunciación y el sentido del ritmo.

-Evita corregirle con demasiada frecuencia, reírse de su forma de hablar, terminar las frases por él o tratar de imitarlo, ya que corremos el peligro de minar su autoestima. Tampoco es conveniente infantizar el lenguaje mediante diminutivos, onomatopeyas, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario