martes, 15 de marzo de 2016

14 posturas sexuales inspiradas en 50 sombras de Grey

Convierte en realidad las fantasías del libro.


Muchas han sido las chicas que han soñado con ser, por unas horas, la cándida Anastasia y caer en manos del señor Grey. Erotismo, lujuria y pequeñas dosis de sumisión sexual son los ingredientes de estas posiciones sexuales que os propongo para que emuléis a los protagonistas del film:

1. Flor virginal:

Si quieres sentir lo que Anastasia sintió al perder su virginidad, coloca tus piernas en alto y pide a tu chico que las junte y te penetre con suavidad. Tras ese pequeño calentamiento, acércalo a ti para que la velocidad aumente.

2. Anastasia:

Tumbados boca abajo, pide a tu chico que comience con penetraciones suaves y delicadas. Cuando notes que el ritmo se acrecienta y que vuestros cuerpos quieren más, para. Será un poco difícil ya que estaréis en plena efervescencia pero la sensación de volver a empezar os volverá locos.

3. Christian vs Grey:

Tu chico, esta vez, será de lo más sutil. Deja que te ate a la cama para, después, besar tu cuerpo desde el cuello hasta el clítoris. No podrás cogerle del pelo ni apretar su cabeza contra ti así que él tendrá el control para, si quiere, penetrarte más fuerte mientras continúas atada.

4. El caballo:

Empezad calentando el ambiente con juegos preliminares y, cuando no podáis más, colócate de rodillas delante de él. A tu chico le encantará poder cogerte bien fuerte de la cadera mientras te penetra. Pero, si queréis ir más allá, pídele que te tire (sin mucha fuerza) del pelo.

5. Caricias íntimas:

Ambos desnudos y sentados en la cama. Así empieza este juego previo. Siéntate delante de él dándole la espalda y coloca tus brazos en su cuello, acariciándole el pelo y el cuello. Él aprovechará esta posición para rozar tus pechos y tus pezones y deslizar su mano por tu cuerpo.

6. Látigo:

Necesitareis un látigo y muchas ganas de pasarlo bien. Mientras que el señor Grey y Anastasia iban más allá, tu chico sólo usará el látigo para rozar tus partes erógenas. Venda tus ojos y suplica que arrastre el juguete sexual con suavidad desde tus labios hasta tu clítoris.

7. Esposados:

A tu pareja le encantará poder tenerte solo para él y llevar las riendas del encuentro. Túmbate boca abajo y, con ayuda de tu chico, esposa tus manos a la cama en esa misma postura. Así podrá penetrarte lentamente mientras tus piernas crean más presión en tu vagina, haciendo que sea más intenso. Un plus: Si quieres sorprenderle, sé tú quien tome el control por sorpresa y aprovecha para moverte hacia atrás contra él.

8. Exprés:

Esta postura es perfecta para esos momentos de sexo improvisado. Tenéis tantas ganas de besaros y tocaros que no queréis ni pensar en qué posición hacerlo. Por eso, os proponemos algo fácil y muy pasional: tu chico debe sujetar tus brazos por encima de tu cabeza mientras te penetra con fuerza y rapidez.

9. Experiencia asiática:

Si os gusta innovar y usar juguetes sexuales, esta es para vosotros. Pídele a tu chico que te introduzca unas bolas chinas y juguetea por la cama con él o paséate sexy por la habitación (si vas desnuda o sólo con su camisa, mejor). A continuación, túmbate sobre su regazo hacia abajo y, mientras le acaricias, pide a tu chico que pase su mano por tu vagina hasta tu clítoris. Este mix de sensaciones te hará sentir que estás en otra dimensión.

10. La mesa dominadora:

Toma tú el control y arrastra a tu chico hasta la mesa. Sin dejar de besaros, siéntate en el borde y abre tus piernas hacia él. La altura de la mesa será perfecta para que él pueda penetrarte sin posturas incómodas. Aprovecha para amarrarte a él cruzando tus piernas por detrás.

11. Doble tacto:

Desnúdate de forma sexy delante de él y coge una de sus manos. Deslízala sobre tu cuerpo para acabar en tu clítoris. Le encantará pero no se espera lo que viene a continuación. Tras haber dejado que te estimule un rato, coge su mano y colócala en tus piernas para, después, ser tú la que te estimules. Seguro que, tras esa sorpresa, le dará un arrebato de pasión y comenzará a besarte y penetrarte con fuerza.

12. Húmedo:

Si tenéis bañera en casa, mucho mejor. Llénala de agua tibia y meteos los dos con la excusa de bañaros juntos. Sin previo aviso, colócate sobre él y comienza a moverte de arriba abajo lentamente para que él pueda ver todo el proceso.

13. La cima del clímax:

Colócate boca arriba mientras tu chico baja poco a poco por tu cuerpo. Pídele que, mientras te estimula con su lengua, acaricie tu torso y tus pechos. Cuando sientas que vas a llegar al clímax, indícale que pare y presiónale hacia a ti para que te penetre bien fuerte.

14. El azote Grey:

Y, para terminar, la más erótica. Convence a tu chico para que vende tus ojos y coloque tapones en tus oídos. Aislada de todo, no sabrás qué es lo que puede pasar después y será él quien te guie. Te esposará de pies y manos para ser él quien mande y poder penetrarte bien. Con una fusta erótica, pídele que roce tu cuerpo y que sus dedos se pierdan entre tus piernas. Cuando él vea que estás tan caliente como él, desatará tus piernas y te hará suya con pasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario