jueves, 31 de marzo de 2016

12 cosas que tu novio piensa de tus tacones

Una de ellas es: “¿Cómo es posible que sigas teniendo tobillos y, lo mejor de todo, te mantengan en pie?” No te pierdas las restantes.

¿Qué pensará tu chico de los tacones que llevas puestos? Aquí te dejo 12 posibles pensamientos que se le deben de estar pasando por la cabeza ahora mismito.


1. ¿Qué harás si tenemos que correr delante de una manada de lobos?

En serio, ¿qué pasa si hay algún tipo de emergencia y tienes que andar rápidamente? Si ocurre un terremoto y el suelo se abre debajo de nuestros pies como si fuera a acabarse el mundo, voy a parecer un cretino que corre varios metros por delante de ti en un sprint salvaje.

2. Parece que Picasso haya diseñado esos zapatos

No entiendo cómo el pie puede tener esa posición, parece que el empeine está en un ángulo de 90 grados. No comprendo cómo se puede llevar cómodamente ese calzado y no tener un máster en levitación.

3. ¿No tienes unos zapatos iguales a esos pero de otro color?

Honestamente, no puedo asegurar que esos zapatos sean enteramente nuevos o unos que sé que tienes pero en otro color.

4. Espera, ¿no tienes ya unos zapatos de ese color?

OK, me acabo de dar cuenta de que el zapato es diferente pero, ¿no tienes otro modelo del mismo color? ¿Por qué tienes tantos tacones?

5. ¿Cuánto cuestan?

No quiero saberlo. Ten en cuenta que lo que llevo ahora mismo en mis pies sería aceptable dentro de las duchas de una residencia de estudiantes.

6. Si te tienes que poner unos zapatos cómodos a mitad de la noche, ¿por qué vas en tacones desde el principio?

De esta forma no tendrás que ir tirando toda la noche de un segundo par de zapatos. Ponte los cómodos desde el principio y listo.

7. Perfecto, ahora eres más alta que yo

No mientas, sé que compraste esos zapatos solo para ganarme unos centímetros de altura. No me gusta ese juego de poder. No me gusta ni un poquito.

8. ¿Cuánto más lujoso es el zapato, más tienen que sufrir los dedos?

Creo que es así.

9. ¿Es culpa mía que hayamos venido a un restaurante lujoso y te duelan los pies?

No me culpes por haber elegido un buen restaurante. Yo elegí el sitio, sí, pero tú elegiste los zapatos.

10. ¿De verdad vas a hacer que te lleve en brazos?

¿Y los zapatos? ¿No podrías sujetarlos tú mientras te llevo a cuestas? Mi casa está como a 2 kilómetros de distancia…

11. Sí, sé que son lujosos y cool

Pero no me importa. Si fueras en zapatillas de hotel me gustarías igual.

12. Espera, acabo de enterarme que los tacones levantan el culo

Ahora lo entiendo. Los tacones están bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario