lunes, 9 de mayo de 2016

Multiorgasmos, ¡oooooh sí, tú puedes!

Tú también puedes hacer que los orgasmos múltiples sean parte de tu vida sexual.


Según los expertos, todas las mujeres podemos experimentar una secuencia de orgasmos. Si puedes tener un orgasmo, puedes tener más de uno. Y eso se debe a que en lo que en los orgasmos se refiere, las mujeres lo tenemos más fácil que los hombres. Ellos (pobrecitos) tienen lo que se llama el periodo refractario (dicho de otra manera, necesitan un descanso entre un orgasmo y otro). Eso no les ocurre a la mujeres: nosotras podemos subirnos a una ola y después a otra sin tener que tomarnos un respiro. De hecho, la mayoría de las mujeres pueden tener dos tipos de orgasmo múltiple:
  • Los múltiples secuenciales son una serie de orgasmos que llegan bastante juntos - con un intervalo de dos a diez minutos entre ellos - y con cierto declive de la excitación entre uno y otro. Es como subirse a una montaña rusa. Bajas después de la primera montaña para después escalar otra más pequeña. La situación en la que más se dan estos orgasmos secuenciales es en un orgasmo con sexo oral seguido por otro con penetración.
  • Los múltiples seriales son un viaje todavía más salvaje: los orgasmos llegan uno detrás de otro separados por segundos de diferencia, sin que tu excitación disminuya. En estos casos, sientes una oleada de placer detrás de otra. Lo más seguro es que tu barco se mueva con las oleadas intermitentes que produce la penetración, ya que tu chico "golpea" uno o más de tus puntos especialmente sensibles.

Consejos de los expertos para conseguirlos:

1. Creer en los milagros. Si no disfrutas de los orgasmos múltiples, seguramente se debe a que en realidad, no los estás buscando.

2. Si paras siempre después de un orgasmo porque tus genitales están demasiado sensibles, intenta esperar 10 ó 15 minutos y luego vuelve a estimularlos. Te sorprenderá lo rápido que puedes volver a sentir un orgasmo.

3. Sexo oral. Lo que mejor funciona para conseguir un orgasmo múltiple es tener sexo oral antes de la penetración.

4. El punto G es una zona muy sensible de la vagina y el secreto de muchas mujeres para tener varios orgasmos. Él se debe mover dentro de ti lenta y profundamente. Si después del primer orgasmo él se queda dentro de ti, llegarán varios más.

5. Posiciónate. El ángulo de tus caderas determina tanto la profundidad como el ángulo del pene dentro y fuera de tu vagina. Puedes colocar una almohada o pídele a el que te levante la pelvis para que tu vagina esté ligeramente elevada y la parte inferior de la espalda bien apoyada.

6. Ejercicios Kegel. Contrae los músculos que usas para controlar la orina, hazlo durante tres segundos, y luego relájalos durante otros tres segundos. Repítelo diez veces y ve aumentando las secuencias hasta hacer una serie de 50. Con ellos conseguirás ejercitar los músculos que intervienen en el orgasmo.

7. Juega con la excitación. Cuando llegues a una excitación media, tómate un respiro e interrumpe por unos segundos cualquier estimulación. Vuelve a excitarte para llegar a una excitación un poco mayor que la anterior y vuelve a parar. Repítelo varias veces. Retrasar el orgasmo con esta estrategia no sólo permite tener un orgasmo especialmente intenso, sino que también prepara para un segundo orgasmo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario