sábado, 9 de enero de 2016

El semen sí se come: descubre sus beneficios

Cameron Díaz lo utilizó en su momento como fijador del pelo, ¡no se equivocaba! Sin embargo, ésta es sólo una de las muchas –saludables y nutritivas– aplicaciones de esta 'bebida' marca blanca, ¿eh? Después de leer este post, igual te animas a tomar un chupito de semen…


No voy a entrar en describir sabor o textura, mejor no. Sí quiero que conozcáis los muchos beneficios a nivel alimenticio que tiene el semen. Son tantos que el chef Fotie Photenhauer ha recopilado una serie de recetas en el libro ‘Natural Harvest’ (‘Cosecha natural’) que tienen al semen como ingrediente clave en todas ellas. Photenhauer apunta que estos fluidos masculinos “no sólo son nutritivos, sino que además contiene una maravillosa textura y unas propiedades sorprendentes en la cocina”.

Hacemos caso al libro de Fotie y os animo a ir abriendo el apetito, que todo parecen ser ventajas si nos animamos a probar.

1. Aporta energía y nutrientes que son necesarios para una alimentación equilibrada.

Todo ello gracias a su alto contenido en minerales como el magnesio, zinc, proteínas, fósforo y sodio. Estos son muy necesarios para nuestra salud y hemos de incluirlo en la dieta para llevar una alimentación equilibrada. El calcio, el magnesio, el zinc y el calcio, por ejemplo, son minerales y sin ellos no tendrían lugar los procesos de crecimiento y obtención de energía de los alimentos. Las necesidades de éstos varían según la edad y se obtienen además de verduras, hortalizas, legumbres, carne, pescado… ¡y semen!

2. Propiedades antioxidantes y mejora del funcionamiento neurológico.

Ambas capacidades se deben a componentes como la vitamina C y la B12. La primera favorece la absorción del hierro procedente de los alimentos de origen vegetal, como las legumbres, y tienen un efecto antioxidante que nos protege de los radicales libres. Por su parte, la B12 ayudan a un correcto funcionamiento del sistema nervioso, afectando así a la función neurológica, y permite obtener energía de las proteínas y las grasas.

3. Contribuye a regular el sistema nervioso y neuromuscular y regula la liberación de hormonas.

Sí, así es. Esta propiedad se le puede atribuir por su importante contenido en calcio, un micromineral que es fundamental para nuestra salud, tanto por exceso como por defecto. Participa en la coagulación, en la correcta permeabilidad de las membranas y, como decía, adquiere importancia como regulador nervioso y neuromuscular.

4. Potente acción antidepresiva.

Contiene oxitocina, serotonina, cortisol, estrona, prolactina y melatonina. ¿Qué más se puede pedir? Éstas ayudan a mejorar el estado de ánimo, los tiempos de sueño, potencia la sensación de bienestar. En definitiva, es un antidepresivo natural.

5. Reduce las arrugas y mejora los casos de acné.

Sus ya citadas propiedades antioxidantes hacen que mejore también nuestro aspecto físico y que la piel muestre un aspecto más luminoso y radiante, reduce las arrugas y además es muy útil para luchar contra casos de acné. Existe ya una empresa noruega que lo ha sintetizado y lo comercializa como ingrediente en una de sus cremas, Bioforskning.

¡Y NO ENGORDA!

Ahora que estamos ya con la vista puesta en el año nuevo y pensando en la dieta que tendremos que empezar tras las fiestas para quitarnos los kilos de más que estamos acumulando, ya tenemos un nuevo ingrediente para adelgazar. Y es que el semen tiene un bajo contenido calórico. No sé vosotras, pero yo igual incluyo el libro de Fotie Photenhauer y eso de.... "lechita rica... ¡y a dormir!" ¡Pues eso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario