miércoles, 1 de febrero de 2017

10 experiencias que debes vivir antes de tener hijos

1. Viajar con amigos 


Es obvio que tener hijos no te impedirá viajar, pero te lo pondrá difícil, así que aprovecha antes para hacer ese viaje largo que siempre soñaste o a hacerlo con tu grupo de amigos y/o amigas, porque es muy diferente hacerlo luego con los niños de todos. Así, podrás levantarte a la hora que quieras, trasnochar, visitar lugares más inaccesibles, hacer actividades de riesgo, etc.

2. Disfrutar de tu sexualidad 


Igual que con los viajes, el sexo se puede seguir disfrutando después de ser padres, pero la cosa no será tan fácil por lo que hay que aprovechar antes para disfrutar del sexo con mayor libertad, en cualquier lugar de la casa, en situaciones que puedan ser especialmente excitantes, utilizando juguetes eróticos, o incluso prácticas menos convencionales.

3. Conciertos 


Cuando tengas hijos, ir al concierto de tu grupo favorito no será lo mismo (si es que puedes ir) así que hazlo antes porque tendrás libertad para que la noche se alargue, para botar y cantar sin estar preocupada de cómo estará tu hijo. Un concierto con amigos o amigas, todos juntos, no tiene precio.

4. Salir de fiesta 


A todos nos gusta la fiesta en mayor o menor medida, y sobre todo tener la libertad de alargarla lo que queramos sin ninguna restricción. No te decimos que desfases todos los días pero sí hacer cosas, ir a sitios, compartir momentos, que con un hijo ya no vas a poder hacer.

5. Progresa en el trabajo 


Durante tu periodo ‘prepapá’ o ‘premamá’ tienes que conseguir todas tus metas laborales y todo lo que te propongas en ese ámbito. Sin familia será más fácil que dediques más tiempo a tu trabajo y a la empresa (mayor disponibilidad por ejemplo si hace falta viajar) con el objetivo de alcanzar un puesto de donde no te van a mover y desde donde será más fácil y cómodo tener hijos.

6. Estudia 


La paz y la tranquilidad puede que ya nunca vuelvan cuando tengas hijos así que si se te ha quedado algo en el tintero en cuanto a estudios se refiere (por mejorar o simplemente por el placer de estudiar algo que te guste) es el momento de hacerlo porque si implica ir a clases o a la biblioteca, ten por seguro que no vas a poder hacerlo después.

7. Disfruta de la soledad 


¿Cuántas veces has anhelado tener una tarde para estar solo/a? Irte de compras, ir a un parque a leer un libro, a pasear, o quedarte en casa en el sofá viendo la tele simplemente… pequeños placeres que tal vez estén más lejanos con la llegada de los hijos.

8. Muestra tus encantos 


Es hora de mostrar tus encantos. Desde ir desnudo por tu casa hasta ponerte esa ropa atrevida para ir deslumbrando al personal, de moldear tus músculos en el gym y mostrarlos al sol del verano. Y es que con hijos es más difícil dedicarle tiempo al cuerpo y eso se va a notar. Tanto que ya no querrás enseñar tanta carne como antes. Así que aprovecha para mostrarte.

9. Vivir en el extranjero 


¿Eres de los que siempre soñó con irte una temporada a trabajar a Londres? Pues no lo dudes, no dejes pasar el tiempo y hazlo porque es una experiencia vital imprescindible que no podrás cumplir cuando tengas pareja e hijos. Y quien dice Londres dice cualquier lugar, evidentemente.

10. Ahorrar 


Tener un hijo dispara los gastos e impone lógicas dificultades al ahorro por lo que te recomendamos que hasta que ese momento llegue engordes todo lo que puedas tu cuenta de ahorros y si lo que quieres es darte un capricho con ellos antes de ser madre o padre, hazlo, es el momento.


¿Te ha gustado el articulo?

Deja tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario