lunes, 15 de agosto de 2016

INFUSIONES HELADAS, una sana tentación

Con la llegada del calor necesitamos mantener nuestro cuerpo más hidratado. El agua es la primera opción, pero también hay otras alternativas como los zumos, los refrescos... aunque no todas son igual de saludables ni aportan las mismas calorías. Así, una propuesta muy interesante para combatir el calor, al margen del agua, son las infusiones frías, con cero calorías y muchas propiedades beneficiosas.


Con las infusiones frías no sólo nos refrescamos y rehidratamos, sino que también reponemos vitaminas y minerales necesarios para la salud y podemos aprovechar sus propiedades digestivas, depurativas y diuréticas. Algunas opciones interesantes son:

Infusión de naranja

Además de refrescante, es sumamente saludable, ya que contiene gran cantidad de vitamina C. 
Modo de preparación: en el momento en que hierva el agua, introduce cortezas de naranja dejándolas hervir durante unos segundos. Apaga el fuego y añade 1 cucharadita de menta. Filtra y cuando se haya enfriado, mete en la nevera hasta el momento de su consumo. Endulza, preferentemente, con miel.

Té helado

Dependiendo del tipo de té, es perfecto para eliminar líquidos -té rojo- o como antioxidante -té verde-. 
Modo de preparación: pon a hervir 1 litro de agua. En el momento de ebullición, retira del fuego y añade de 6 a 8 cucharaditas de té. Déjalo en infusión unos minutos y después cuélalo. Si lo quieres tomar en el momento, añade hielo; sino, guárdalo en la nevera.

Infusión de prímula o primavera

Sana y muy refrescante.
Modo de preparación: echa flores y hojas de prímula o primavera en medio litro de agua hirviendo, apagando el fuego y dejándolo enfriar por completo. Una vez fría, añade zumo y una corteza de limón. Deja macerar de 12 a 24 horas en la nevera.

Infusión de melisa

Refresca y relaja.
Modo de preparación: deja hervir el agua, apaga el fuego y añade seguidamente 1 cucharadita de melisa, 1/2 cucharadita de hojas de menta y 1/2 cucharadita de poleo. Deja en infusión durante 5 minutos, filtra y deja enfriar en la nevera.

Rooibos frío

Para los que huyen de la cafeína, es la mejor opción: puedes tomarlo solo o mezclado con vainilla.
Modo de preparación: compra la mezcla ya preparada o añade la rama de vainilla en el agua hirviendo. No necesitarás endulzarla.

Infusión de menta

Es una planta digestiva que deshincha y ayuda a calmar los dolores de estómago. Es especialmente recomendable para después de una comida copiosa.
Modo de preparación: añade 5 hojas de menta a una taza de agua caliente -no hirviendo-. Tápala y déjala en reposo durante tres minutos. Después fíltrala y deja enfriar en la nevera. Puedes añadir un poco de miel o azúcar al gusto para endulzar un poco la bebida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario